Información Turística - El portal de información turística para hispano hablantes
 
Argentina

Argentina / La Rioja

Creencias con ritual popular

Creencias con ritual popular

El "escenario" no podría ser mejor para una fiesta mística. Al internarnos en el departamento de Arauco, la ruta provincial 9 realiza un sinuoso recorrido por los faldeos del cerro Velazco, y tras una lomada aparece un resplandor blanquecino que irradia una extraña luminosidad.

De lejos parece una salina en forma de perfecta planicie, pero en verdad es tierra resquebrajada que ha quedado en un lugar donde hace miles de años existió una gran laguna.

La desolación y la sequedad son absolutas, y en el medio de la nada sobresale una gran roca que alguna vez se desprendió de la montaña y parece cincelada con la forma de un perfil humano.

Desde hace por lo menos dos siglos este extraño fenómeno natural ha estimulado la curiosidad de la fe de millares de riojanos, que cada Viernes Santo se acercan en peregrinaje místico a este paraje solitario que conforma una colorida fiesta popular cuyo rasgo principal es el encendido de velas para adorar a una imagen que, fuera de toda duda, no es parte del santoral católico. Esto significa que se trata de un verdadero rito pagano mezclado con una festividad católica.

Cuestión de fe

El sol cae a plomo desde temprano en el Barreal, y en la lejanía aparece la imagen borrosa del Señor de la Peña. Este gran peñasco de 12 metros de alto se desprendió del segundo cordón de la Sierra del Velasco.

Alrededor de la piedra hay una pirca que fue construida para poner velas, cruces, ofrendas y flores. Esta pared forma un canal que se rebalsa en pocas horas por el cebo derretido, y por el cual fluye una especie de "río" de aceite. Allí, se sitúan los promesantes durante Semana Santa, con varios ponchos extendidos para que el viento no apague la lumbre. A veces construyen una pequeña carpa con acolchados y telas, en cuyo interior arden 20 ó 30 cirios.

En una de las paredes del peñasco hay un crucifijo dibujado que casi ya no se ve por la acción del hollín y del humo de las velas.

Ritual secular

Según la tradición de los habitantes de los pueblos Aimogasta, Udpinango y Arauco, se deduce que esta fiesta se remonta a más de dos siglos y aún hay ancianos que relatan cómo sus abuelos ya habían heredado la costumbre de sus propios ancestros. Es probable que los indígenas adoraran la piedra como a un ídolo o un dios.

Luego fueron los conquistadores quienes, en su afán de conseguir la sumisión del aborigen les hayan hecho aceptar que se trataba de la figura universal de Cristo.

Lo cierto es que ya en el siglo pasado se hablaba de La Peña del Barrial.

Este culto prehispánico que carecía de nombre se convirtió en el actual culto al Señor de la Peña. Desde entonces tomó elementos de la religión católica, y fue así como este ídolo de piedra o dios pagano se convirtió en la imagen y semejanza de Cristo.

En un principio las autoridades eclesiásticas ponían cierto reparo a esta devoción popular que tenía un carácter netamente fetichista o idólatra. Pero la impronta cultural de esta celebración sobrepasó los intentos de la curia por anularla, hasta que tuvo que ser reconocida y aceptada por el obispado a mediados de este siglo.

Fuente: Diario La Voz del Interior

 

Ubicación geográfica


 
Aviso Legal - Contacto - Registrar su empresa o servicio
Todos los derechos reservados 2007©
 

Buscador Información turística

 

Información turistica reciente

 

Recientes servicios turísticos registrados

  • Hosteria / De Las Sierras
    Córdoba - Argentina
  • Hostal / Las Lajas
    Córdoba - Argentina
  • Hoteles / Estancia Agua De Oro
    Córdoba - Argentina
  • Complejos / Los Álamos
    Córdoba - Argentina
  • Colonia / Parque
    Córdoba - Argentina
 

Información turística 2.0

Seguinos en twitter Hazte fan Seguinos en twitter